Overpopulation Awareness is the website of Fundación El Club de los Diez Millones

Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Miércoles, 01 Septiembre 2010 19:30

Reducir ahora para la posteridad

1.         Concienciatión
Según los estudios, aproximadamente un 60% de todos los holandeses creen que Holanda está completa. Quien cree que Holanda está llena de personas, hormigón y asfalto, expresa sus sentimientos.
Sin embargo, no disponemos de criterios para establecer que un país esté lleno. Sin criterios el gobierno se satisface con la prevención de los síntomas de la sobrepoblación como los atascos y los problemas de aparcamiento. El problema de la sobrepoblación no se debate.
Mientras tanto, hay casi 17 millones de habitantes en Holanda. Según un pronóstico reciente del Instituto Central holandés de Estadística (CBS) se espera el habitante número 17 millones para 2014.
 
Demográficamente no es una situación sostenible para Holanda. Para cualquier amante de la naturaleza Holanda ya estaría sobrepoblada con 7 millones de personas pero para una promotora o fabricante de pañales, no hay suficientes personas. A largo plazo Holanda debería reducirse a un máximo de 10 millones de habitantes.
De parte del gobierno no se percibe ningún tipo de concienciación de la seriedad de la situación. Por lo tanto, la sensibilización, la eliminación del tabú de la sobrepoblación y la fundación de una base social amplia para una política demográfica son de gran importancia.
 
Cantidad de habitantes de Holanda
1500
aprox.   1 millón
1800
aprox.   2 millón
1900
aprox.   5 millón
1950
aprox. 10 millón
2002
aprox. 16 millón
2014
Aprox. 17 millión
 
2.         Indiferencia y tabú
Cuanto menos espacio tiene el hombre para sí mismo, literal y figurativamente, más espacio intentará reclamar. Se generan problemas sociales. En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, el gobierno holandés apoyó la emigración a países como Australia y Canadá. La comisión de estado Muntendam presentó en 1977 su informe* y propuso extensas medidas para contrarrestar la sobrepoblación. Mientras tanto, la implicación del Informe Muntendam se ha sustituido por la resignación, tolerancia e indiferencia del ciudadano, mientas que la población creció de aproximadamente 13 a más de 16 millones de personas. La cuestión de la sobrepoblación incluso se ha convertido en algo tabú. Los políticos se callan.
Para proteger la habitabilidad de Holanda y para sobrevivir de forma ecológica, los habitantes de Holanda deben reconsiderar su conducta de reproducción. Dicha cuestión sólo tiene sentido si al mismo tiempo tenemos el derecho de cerrar las fronteras a los que pretenden establecerse en Holanda sin intención de marcharse después.
 
* Población y bienestar en Holanda: informe de la Comisión de Estado relativo a la cuestión de la población establecida en Leidschendam, diciembre de 1976 (presidente P. Muntendam). - La Haya: Editorial estatal, 1977. – ill. : XVIII, 292 p. ISBN: 90-12-01583-9.
 
3.         Sin discriminación
Holanda cuenta con más de 16 millones de habitantes. Todos son indudablemente personas amables con una gran diversidad de orígenes, color de piel, religión, cultura y lengua. Afortunadamente en Holanda no se discrimina o escasamente. Todos los habitantes legales, autóctonos o inmigrantes, pertenecen al país. Sin embargo, debido a la situación alarmante de Holanda de la que pocos son concientes, la reducción de la población es una cuestión urgente.
Para dicha reducción esencial, una disminución de la cantidad de nacimientos es insignificante si no se limita la inmigración continua. Sólo se puede lograr de forma democrática y responsable éticamente, sin ningún tipo de discriminación. Todos los habitantes legales de Holanda tienen el derecho a quedarse y no se puede obligar a nadie abandonar su país contra su voluntad.
 
 
4.         Política demográfica
Si se lleva una política inadecuada con respecto a la Ley de Incapacidad Laboral de larga duración (WAO) o con respecto al censo del ganado porcino, se pueden remediar los daños ocasionados en un plazo de unos (o unas decenas de) años, cuando la sociedad reflexione. Por la política actual de fomento de nacimiento e inmigración, la presión de la población y la perturbación social aumentarán considerablemente. Una política demográfica puede fomentar un proceso de limitación de nacimientos e inmigración.
 
En el marco de la política demográfica se necesitan medidas. La información, la eliminación de subvenciones para familias (numerosas) y la no discriminación fiscal de solteros ante casados, son algunas de las medidas nombradas en el folleto ‘Propuestas de política’ de la fundación. En este folleto se presentan 24 medidas concretas, distribuidas en 7 apartados. Algunos ejemplos. Dar la señal de que el hecho de tener hijos y su educación es, en primer lugar, asunto de los padres y no del gobierno. La inserción de la asignatura parcial de política demográfica en una asignatura existente en la enseñanza primaria y secundaria. Limitar el permiso de obreros extranjeros a trabajo contratado. Crear empleo en los países en vías de desarrollo.
 
5.         Alimentación
Toda Holanda está compuesta de aproximadamente 3,5 millones de hectáreas. Aproximadamente 2 millones de hectáreas son campos de cultivo (agricultura, ganadería, horticultura etc.), cerca del 60% de la superficie total del país; los restantes 40% se dedicaron a viviendas, infraestructura, terrenos industriales, bosque, zonas verdes y de ocio. Una regla internacional establece que una persona debe disponer de una media de 0,5 hectáreas de tierra fértil para las distintas comidas variadas del día. Incluso si se utilizara toda la tierra fértil de Holanda para la producción de comida, sólo se podrían alimentar a 4 millones de personas, partiendo de la idea de la necesidad de 0,5 hectáreas de campos de cultivo por habitante. Se podría conseguir una ampliación de los campos de cultivo, colocando más diques y reduciendo las zonas verdes y de ocio. Esto implicaría una carga mayor para el medio ambiente y la naturaleza, mientras que el resultado obtenido sería mínimo, considerando el enorme abismo entre la cantidad de habitantes de más de 16 millones y los 4 millones, que se pueden alimentar con el área de cultivo disponible hoy en día.
 
La necesidad mundial de tierras de cultivo crece, mientras la disponibilidad de las mismas disminuye. Las causas más importantes son la erosión, el aumento de la cantidad de personas, más y mayores viviendas, más uso individual del espacio y la creación de carreteras y terrenos industriales.
 
6.         Uso adicional de tierras
Para cubrir la demanda de la población holandesa, se importan grandes cantidades de comida. Para ello, se utilizan tierras fértiles en otras partes del mundo. Además, se utilizan grandes superficies para la producción de fibras (como algodón o yute) y madera afín de cubrir nuestra demanda de materiales de construcción y papel.
 
Holanda cuenta (en concepto de fondos) con una importante exportación agraria, sobre todo en productos de horticultura y de ganadería. Se podría tener la impresión de que la superficie de tierras de cultivo es bastante amplia. Considerándolo más detenidamente, la imagen no es del todo de color de rosa. En primer lugar todo el uso de tierras para la exportación se debe compensar con la importación de comida adicional o con uso de tierras en otra parte del mundo.
En segundo lugar, sobre todo la producción agraria para la exportación tiene un carácter principalmente industrial, es decir, hay una gran entrada de energía y materias primas adquiridas. La producción de horticultura proviene en gran parte de los invernaderos climatizados que consumen una gran cantidad de gas natural (a una tarifa especialmente baja).
La ganadería porcina y la avicultura en Holanda (resp. aprox. 13 millones de aprox. 100 millones de animales) dependen en gran medida de pienso importado (por ejemplo: maíz de América y tapioca de Tailandia). Para esto también se necesitan grandes superficies en el extranjero. En Holanda se utiliza poco terreno para este tipo de ganadería, enjaulando a los animales para el resto de su vida en establos enormes. Es comprensible que se llame ‘bioindustria’. Además, en Holanda causa un problema ecológico grave: el exceso de estiércol.
 
Para cubrir las necesidades, la población holandesa ocupa una superficie total, repartida en todo el mundo, del tamaño de 5 veces la superficie de Holanda (coincidiendo aproximadamente con Alemania). Esta superficie se denomina también la ‘huella ecológica’. Se puede decir que los holandeses viven a lo grande. Lo anterior demuestra claramente que es absurdo pensar que Holanda no está completa. Como argumento aportan que con unos 465 habitantes por km2 se puede mantener un nivel de vida bastante considerable.
Podemos comparar el país con una gran ciudad: una ciudad como Ámsterdam tiene una densidad demográfica de cerca de 5000 personas por km2 dentro de los límites municipales. Al mismo tiempo los habitantes disfrutan de un nivel de vida aceptable. Queda claro que la vida de los habitantes depende de un continuo flujo de alimentos y otros productos 'de fuera'. Se demuestra fácilmente con el ejemplo de una ciudad asediada en tiempos de guerra: cuando se acababan las provisiones, las posibilidades de supervivencia disminuían rápidamente.
 
La importación de todos los productos necesarios de todo el mundo, implica un enorme flujo de mercancías y un consumo de energía similar.
 
Todo ello sólo es posible si se mantienen los precios de la energía absurdamente bajos. No se refleja el fin de las existencias de combustibles fósiles de la tierra, por no decir nada del continuo aumento de la proporción de CO2  en la atmósfera y el correspondiente ‘efecto invernadero’. A finales del siglo pasado la proporción de CO2  en la atmósfera era de 280 ppmv (partículas por millón de volumen); actualmente aproximadamente 360 ppmv de ese gas de invernadero está presente en el aire.
 
Sólo con 5 millones de personas Holanda es capaz de mantener el capital natural de la tierra y vivir de la renta anual sin cometer una explotación agotadora mundial de la tierra y la naturaleza. El total principal se mantendría durante años para nuestra descendencia. En otras palabras, sería posible una forma de convivencia duradera, basada en un equilibrio de consumo y producción de alimentos y recursos energéticos.
 
7.         Agua potable
Puede parecer extraño pero un país conocido por sus aguas como Holanda tiene una escasez de agua potable, que aumentará si continúa el desarrollo actual. Desde siempre el bombeo de agua subterránea constituía la fuente de agua principal. Se complementaba con el exceso natural de agua de lluvia que se filtraba hasta las aguas subterráneas. La tierra funciona como filtro, produciendo agua bombeada que generalmente era de buena calidad y necesitaba poco tratamiento posterior. Por el aumento del consumo se perturbó el equilibrio, reduciendo el nivel de las aguas subterráneas en grandes áreas. Se secaron las reservas naturales, dañando la calidad sin vuelta atrás, es decir, la diversidad biológica disminuyó.
 
Aparte de que las cantidades de agua subterránea son insuficientes, también disminuye la calidad, esperándonos un empeoramiento más drástico en el futuro. Este empeoramiento es una consecuencia de todas las contaminaciones que se realizan encima y dentro de la tierra. Probablemente el factor más importante es el conocido problema del estiércol en la ganadería intensiva (la bioindustria). Se trata de un proceso lento a largo plazo. Incluso si se eliminara el exceso de estiércol en este momento, el empeoramiento del agua subterránea continuaría a causa de la contaminación presente en la tierra, que se está ‘trasladando’ al agua subterránea. Probablemente se trata de un proceso irreversible.
 
Por la falta de agua subterránea se retira cada vez más agua de superficie: de ríos y lagos. Se trata de agua que casi al 100% proviene del Rin o del Mosa. Estos ríos recogen aguas residuales cuando pasan por áreas industriales y de densa población en Suiza, Alemania, Francia y Bélgica. En un lenguaje contenido podríamos decir que la calidad del agua deja mucho que desear. La purificación conlleva altos gastos. Uno de los métodos de purificación es la infiltración de dunas: desde los ríos se bombea agua a través de una tubería a estanques entre las dunas. Desde estos estanques, el agua debe filtrarse a las aguas subterráneas. A continuación las empresas de suministro de agua potable de algunas grandes ciudades bombean el ‘agua de las dunas’.
 
El agua de los ríos exige cada vez más purificación por estaciones de tratamiento de aguas. Por lo tanto, sube el precio del agua. Con las reservas actuales de agua potable, de inmediata disponibilidad, sólo se puede contar con agua potable para unos diez millones de personas.
La producción de una mayor cantidad de agua potable conlleva unos gastos adicionales. Además, cabe preguntarse si el hombre puede continuar manipulando la naturaleza a su antojo y sin límites o si tiene que aceptar que debe adaptar sus necesidades y deseos a la naturaleza.
 
 
8.         Alta densidad de edificación
Se utilizan bastantes tierras para la edificación de viviendas y empresas. El aumento de la población requería una rápida ampliación de la oferta de viviendas. Entre 1962 y 1992 la cantidad de viviendas se doblaron de 3 a 6 millones. Se buscó la solución en la construcción en altura, pero no resultó efectivo: comenzó el deterioro. La construcción en altura es un síntoma de la sobrepoblación y aumenta la densidad demográfica in situ. En los años 70 y 80 se crearon los barrios de alta densidad, poco acogedores con viviendas de una superficie reducida y jardines pequeños. El tráfico y los vehículos aparcados ocupan el espacio público limitado en estos barrios. Nos dan pena los niños que deben crecer en semejantes barrios.
 
Económicamente la construcción en altura es una necesidad a causa de las grandes cantidades de personas que viven en las ciudades. Humanamente es poco inteligente e irresponsable juntar demasiadas personas en poco espacio. El barrio Bijlmer es un buen ejemplo de cómo no se debe hacer. Holanda tiene una conurbación en el oeste de aproximadamente diez millones de personas con ciudades satélites y barrios periféricos sin alma. La falta de espacio se nota claramente. El arquitecto que certifica que en Holanda puede haber fácilmente 20 millones de viviendas, vive probablemente en las Ardenas. El hombre no está hecho para la masificación. La masificación es agradable, si se puede escapar rápidamente. Por ejemplo: si sale de Sidney, llega a tierra de nadie. Sin embargo, si sale de Ámsterdam o Rótterdam, llegará a otra ciudad. Siempre encontrará las mismas consecuencias conocidas: no sólo los partidos de fútbol y conciertos de música pop descontrolados, sino también las molestias del ruido, la contaminación y las agresiones a las que estamos demasiado acostumbrados.
 
9.         Nacimiento
Desde 1900 la cantidad de holandeses aumentó considerablemente, de 5 millones a 16 millones de personas en 2001. Dicha cantidad es principalmente el resultado de la conducta reproductiva de los holandeses autóctonos a lo largo de los años. Sobre todo en las últimas cuatro generaciones el crecimiento fue considerable. Un aumento de más de 11 millones de personas en menos de cien años es mucho para un país tan pequeño.
 
Entre 1950 y 1970 Holanda tenía un índice de natalidad alto en comparación con los países circundantes. Cada año nacían casi 250.000 niños. A finales de los años 60 se constató un cambio. Entre 1970 y 1975 bajó la cantidad de nacimientos en algunos años en un 30%. Además, se podían ajustar los pronósticos demográficos. En 1975 se calculó que Holanda tendría una población de 14,3 millones de habitantes para el 1 de enero de 2000. A continuación el crecimiento demográfico pararía, produciéndose un descenso. La atención al crecimiento de la población desapareció rápidamente. El problema parecía solucionarse automáticamente. Aunque actualmente, a principios del nuevo milenio, casi un cuarto de las mujeres holandesas no tienen hijos, la media sigue en 1,7 hijos por mujer. Se espera que a largo plazo nos lleve a una disminución de la población. Nada más lejos de la realidad.
 
Como secuela de las altas cantidades de nacimientos en el período previo a 1970, existe un considerable exceso de natalidad. En Holanda nacieron en 2000 aproximadamente 206.500 niños. Tras deducir la cantidad de fallecimientos (aprox.140.500) obtenemos un exceso de natalidad de 66.000. El exceso de natalidad podría disminuir a largo plazo y convertirse en un exceso de fallecimientos. La realidad es totalmente diferente. La cantidad de nacimientos creció tras 1985: las familias numerosas estaban nuevamente de moda y por el inesperado crecimiento de la inmigración se deben ajustar los pronósticos al alza prácticamente cada año.
 
10.       Inmigración
También influye la evolución del exceso de inmigración (la diferencia entre emigración e inmigración). La parte del exceso de inmigración en el crecimiento demográfico total crece rápidamente. En  muchos países de Europa occidental ya no existía un exceso de natalidad desde hace tiempo, a causa de un crecimiento desacelerado en las décadas anteriores de este siglo. Por ello creció la parte del exceso de inmigración en el crecimiento demográfico total. En muchos países de Europa occidental el crecimiento demográfico se debía exclusivamente al exceso de inmigración.
 
La cantidad de familias de obreros inmigrantes y refugiados creció en los últimos treinta años de unos miles a 133.000 de personas al año (CBS 2000). El exceso de inmigración es de aproximadamente 54.000 personas al año (CBS 2000). En el curso de la historia las personas se desplazaron frecuentemente. Por ejemplo, los hugonotes, judíos, indios, católicos, flamencos y valones. De todos los estratos sociales, con o sin formación. Estas personas se ajustaron a la comunidad holandesa, que tenía un sitio para ellos. Por la instalación rápida y el número pequeño de inmigrantes, la integración no causaba problemas. Actualmente Holanda está más completa. Se han excedido los límites de lo permisible. Con estas condiciones la limitación de la natalidad no tiene sentido. Simplemente hay una falta de espacio. Sin embargo, cada año llegan grandes cantidades de personas. También existe la emigración pero el equilibrio entre la inmigración y la emigración se ha alterado. Afortunadamente en el país nunca ha habido problemas raciales y debería permanecer así para siempre. No deberíamos exceder los límites de la tolerancia permitiendo la entrada a demasiadas personas.
 
11.       Remigración
El dato de los 16 millones de habitantes significa un desastre para nuestro país. En los años tras la Segunda Guerra Mundial Holanda mantenía una política de fomento de la emigración, con un total de 10 millones de habitantes. En 1977 se expidió el informe de la comisión del estado Muntendam, proponiendo una política activa de emigración, pero ahora que Holanda cuenta con más de 16 millones de habitantes, la palabra sobrepoblación se ha convertido en tabú. En general la emigración podría ir acompañada de la concesión de una prestación para superar la diferencia de bienestar.
 
Además se debe entender que un exceso de inmigración conlleva una mayor cantidad de nacimientos. Gran parte de los inmigrantes son jóvenes adultos, que deciden formar una familia, que suele ser numerosa, al establecerse en Holanda, puesto que es la costumbre en su país de origen.
Por la falta de consideración de cuestiones como el exceso de natalidad e inmigración, este asunto continúa siendo un dato incontrolable.
 
12.       Transporte
La necesidad de movilidad de un creciente número de habitantes complicará cada vez más el tráfico laboral, hacia la vivienda y para el ocio. Si la cantidad de personas no baja, no terminará la construcción de nuevas carreteras. Cualquier solución para los problemas de tráfico como los atascos es una mitigación de los síntomas del problema real. Además, se trata de un medio selectivo. Quien tiene más fondos, conducirá más. Se pueden plantear unas medidas como la prohibición de conducir los lunes a las personas con una matrícula que comience con una determinada letra. En algunos lugares se utiliza incluso el arcén como carril en horas punta, aunque sirven como medida de seguridad. De nuevo una mitigación de los síntomas del problema real.
 
13.       Empleo
El empleo total es importante. No se puede negar. Cuantas más personas haya, más empleo hará falta. Sin embargo, un mayor empleo conlleva más desventajas como el espacio ocupado, los problemas de tráfico, contaminación del medio ambiente con probabilidad de daños irreparables, más consumo de agua y desaparición de las reservas naturales. Se debe limitar el tamaño de la población, si queremos mantener el empleo total como punto de partida. En Holanda tienen empeño en bajar la cantidad de desempleados. La entrada de inmigrantes, trabajadores de tránsito fronterizo y extranjeros es contrario a ello. En otras palabras: nuestra economía sirve para proporcionarnos una vida mejor y para ceder parte de nuestras riquezas a las comunidades pobres, pero no para perjudicar a nuestra sociedad.
 
El empleo no aumenta en otros lugares, si acaparamos la mayor cantidad de trabajo. Una colaboración verdadera con respecto al desarrollo de los países pobres, requiere una política invertida. La conclusión es que debemos ayudar a los otros a estar mejor, para que no tengan que salir de su país.
 
14.       Ocio y estrés
Una creciente población con mucho tiempo libre necesita un espacio de ocio. Esta necesidad aumenta por las posibilidades actuales con respecto a la movilidad. Nadie quiere que se reduzca la cantidad de personas, pero un amplio espacio de ocio y diversión se ha perdido en la naturaleza. La pequeña parte que sobra, se explota de forma intensiva. Debemos elegir entre: menos personas o menos ocio y naturaleza. Necesitamos cada vez más terrenos para la construcción de carreteras, viviendas, oficinas, terrenos industriales, viaductos y para la agricultura y la ganadería. Sin embargo, queremos proteger también las reservas naturales. No queda mucho espacio en Holanda. Vivimos tan apretados y la falta de espacio es tan acuciante que la construcción de nuevas carreteras, carriles bici y trenes ya no es una solución.
 
15.       En plena naturaleza
En los últimos siglos el hombre ha sido la causa de la desaparición en Holanda de terrenos vírgenes, naturaleza y la reducción de una gran cantidad de plantas y animales. El factor más importante es la eliminación de hábitats adecuados, a menudo porque el hombre los invade y los explota para consumo propio. La diversidad de vida es importante, es decir, una gran cantidad de animales y plantas en diferentes ecosistemas para regular los procesos naturales como la polinización de las plantas y la protección contra enfermedades.
 
Por un desarrollo tecnológico acelerado durante los últimos siglos, el hombre ha podido ampliar sus posibilidades de subsistencia. Todo esto a costa de otras formas de vida (animales y plantas), con quienes debemos compartir los recursos de nuestra tierra. En Holanda la naturaleza está bajo mucha presión. La adquisición de reservas naturales es una buena causa que debe continuar. Sin embargo, Greenpeace y otras organizaciones ecologistas como Natuurmonumenten luchan contra los molinos de viento, si el hombre como especie no da un gran paso hacia atrás a favor del medio ambiente, del que constituye parte y que necesita para su propia supervivencia. No existe ningún tratado de los derechos del animal. Si fuera por los animales y las plantas, no habrían aceptado a nadie nuevo en Holanda a partir de 1800 y el número de personas se habría mantenido en 2 millones. Animales salvajes como zorros, lobos, caballos, ciervos, jabalíes y castores estaban presentes desde antaño. El hecho de que estos animales continúen existiendo, es posible gracias a las tierras fuera de Holanda donde la presión del hombre no es tan grande, siendo los habitantes de esas tierras menos ricos que nosotros. Otra vez se demuestra que Holanda tiene una presión demográfica alta e irresponsable, llegando a ser asociable.
 
Queda claro que en la superficie pequeña de Holanda sólo hay sitio para un pequeño grupo de personas, que viven en una gran ciudad y en pequeñas ciudades y pueblos incorporados al paisaje, como es el caso de Dinamarca. Si la mitad del territorio holandés estuviera compuesto de reservas naturales con un valor ecológico, biológico, paisajístico, histórico, turístico y recreativo, entonces se podría hablar de una situación ideal en todos los aspectos. Dicha situación tal vez existiera en 1800 cuando vivían más de 2 millones de personas en Holanda. Incluso podría haber perdurado hasta 1900, en menor medida, cuando se contaba con una población de 6 millones de personas.
 
16.       Energía
La naturaleza ofrece al hombre unos combustibles fósiles como petróleo o gas, pero se están acabando. Además, el consumo mundial causa problemas en el medio ambiente, en forma del efecto invernadero. El consumo de energía solar es una alternativa pero requiere una gran superficie: aproximadamente el 20% de la superficie total europea sería necesaria para poder proporcionar a Europa toda la energía solar necesaria. Por la sobrepoblación de Holanda y la reducida cantidad de horas de sol, no hay suficiente espacio disponible. Asimismo, la generación de energía renovable mediante placas solares, madera, aceite vegetal y cultivos, reduciría la producción de alimentos. La conversión de alimentos en energía sería un milagro, considerando que se utiliza una gran cantidad de energía fósil en la agricultura moderna. La colocación de turbinas eólicas también ocupa mucho espacio. Varios lugares incluso no son adecuados debido al mínimo impacto de viento y la contaminación del horizonte. El tiempo urge, porque el combustible fósil como fuente de energía pertenece casi al pasado y las provisiones mundiales de madera como combustible, disminuyen rápidamente.
 
17.       Densidad demográfica
La Fundación reclama un país menos poblado, para una zona europea menos poblada y un mundo menos poblado. Holanda y Bélgica (resp. 16 y 10 millones de habitantes con una media de 491 y 341 personas por km2) podrían reducir su población como ejemplo para otros países. En el folleto ‘Una ocupación completa’ la Fundación expone como la población de Holanda ha crecido a lo largo de los siglos. A continuación se compara la densidad demográfica de Holanda con otros países.
 
Densidad demográfica por km2
 Canadá
3
 China
139
 Rusia
9
 Alemania
230
 Estados Unidos
32
 India
355
 Méjico
57
 Japón
341
Irlanda
60
 Bélgica
341
 Francia
99
 Holanda*
491
 Nigeria
161
 Taiwán
638
 Dinamarca
127
Bangladesh
1083
 Luxemburgo
190
 
 
*no incluido el lago Yssel, el mar de Frisia y las aguas zelandesas
 
Ayuda a aclarar el estado de la cuestión si comparamos la densidad demográfica de Holanda con la de los países vecinos como Dinamarca, Alemania, Francia y Luxemburgo. Quien conoce a uno de estos países, se da cuenta de que Holanda echa en falta un bienestar no material debido a la sobrepoblación. Si se compara Holanda de principios del siglo XX con el estado actual, se llega a la misma conclusión.
Una densidad demográfica demasiado alta puede limitar la libertad del individuo. Más libertad, concedida o autoadjudicada, para uno, puede significar menos libertad para otros. De este modo la construcción de una carretera puede proporcionar espacio para uno, mientras se limita la experiencia medioambiental de otro. Algunas libertades pueden perjudicar cada vez más las libertades fundamentales de otros.
 
18.       Envejecimiento
A menudo se utiliza el envejecimiento como argumento para no contrarrestar la sobrepoblación. En una sociedad envejecida no hay suficientes personas para realizar el trabajo necesario. Especialmente el cuidado de los jubilados quedará relegado a un segundo plano. La Fundación ha publicado un folleto sobre este tema, con el nombre ‘Envejecimiento. La deficiencia de dicho argumento se demuestra basándose en los fundamentos adecuados. Un dato importante es el desempleo en la categoría de 20 a 64 años, donde una gran cantidad de personas no encuentra trabajo (por ejemplo: en 1997 aproximadamente el 35% de este grupo, incluido un 25% con una prestación). Actualmente hay suficientes reservas laborales para remediar cualquier grado de envejecimiento de la población (Véase nuestros dos folletos: ‘El envejecimiento como un fantasma innecesario’ y ‘El envejecimiento no es ningún problema’).
 
19.       Refugiados
Holanda ha tenido muchos nacimientos y mucha inmigración. Para la reducción necesaria de la cantidad de habitantes, la disminución de la natalidad es, como dijimos antes, insignificante, si no se limita la inmigración continua. Sin una buena perspectiva de los nacimientos y la inmigración, es imposible mantener una política demográfica, equilibrada y responsable. Sólo con estos datos en mente, se pueden tomar decisiones sensatas con respecto a la política de asilo. Sin dicha combinación, las conversaciones sobre el paro o la limitación de la entrada de refugiados son puramente arbitrarias.
 
20.       Ilegalidad
Las estimaciones de la cantidad de ilegales en Holanda superan a las 100.000. Ser ilegal significa violar la ley: entrar sin pasaporte y vivir en el país sin permiso de residencia válido. El gobierno holandés y la comisión europea gastan millones de euros para los pasaportes respectivos y la vigilancia de las fronteras. No lo harían si no fuera de vital importancia para Holanda o la Unión Europea. La estancia ilegal es una infracción de ley importante. Cualquier holandés que intente escapar de cualquier Ley holandesa estará cometiendo un delito. ¿Por qué la Ley no se puede aplicar a todo el mundo? La ley es también válida para comerciantes de personas y los que conceden asilo en iglesias a los que ya han sido procesados. La ilegalidad implica la debilitación de nuestro régimen judicial y hace imposible una política demográfica.
 
21.       Refugiados o perseguidos
Más de cincuenta millones de personas deambulan por el mundo en busca de seguridad y unas mejores condiciones de vida. Su número aumenta. Quedará claro que se trata principalmente de personas cuyas circunstancias económicas en la vida no son ideales en absoluto. Según los baremos occidentales, grandes partes de la población de Asia, África y Sudamérica tendrían suficientes razones para huir de su país. ¿Pero qué es huir? Como huida consideramos otro concepto que el traslado para construir un hogar en otro lugar por razones económicas y relacionales.
 
Hay dos mil millones de personas en apuros. Es fácil decir que estas personas son bienvenidas, puesto que no se pueden parar. Es también sencillo legalizar periódicamente a los refugiados ilegales como a menudo es el caso en Europa. Más que una expresión de humanidad pospuesta, se trata de un gesto de impotencia, incompetencia y falta de visión.
 
El tratado de Ginebra relativo a los refugiados se redactó en 1951. En ese momento se trataba de pequeñas cantidades de personas en comparación con la situación actual. Eran individuos perseguidos que recibían un refugio en el Occidente libre. El bloque del Este comunista era el mayor suministrador. Sin embargo, nunca se pretendía traer grandes grupos de Polonia o Alemania del Este al Occidente. Era una cortesía política a los regímenes orientales que reforzaba nuestra autoestima. No se trataba de refugiados económicos, sino de personas de los campos de concentración soviéticos y de los estadios de fútbol de Chile. Eran escritores disidentes, otros refugiados políticos y víctimas de la guerra de, por ejemplo, Vietnam. Para ellos se debería mantener en vigor el tratado, a pesar de su cantidad. Pero si nos limitáramos hoy en día a las víctimas individuales de regímenes poco fiables y cambiáramos la palabra refugiados por la palabra ‘perseguidos’, de repente se trata sólo de un pequeño grupo de personas que ya están atrapados y pasan sus días en prisiones y campos. ¿Por qué no buscamos a los perseguidos en el mundo? Todo el mundo que dice ahora que es refugiado, no lo es siempre, como consta en las largas listas de denegados en los procedimientos de solicitud de asilo.
 
Finalmente se deberían ordenar una cantidad de consideraciones, como el argumento de la creciente necesidad económica de manos de obra del extranjero, mientras aproximadamente un 40% de la población (un 64% del grupo de 20 a 64 años) tiene un trabajo con sueldo; el argumento de la protección de la naturaleza y el medio ambiente ante una decadencia total por la creciente cantidad de personas; el argumento de que como consecuencia de la apertura de las fronteras bajo las condiciones actuales en un país como Holanda se producirían situaciones sociales absurdas e insostenibles; el argumento de que la ayuda a los países en vías de desarrollo, vinculada a un amplio programa para reducir el creciente número de nacimientos en el Tercer Mundo, puede aportar más a la mitigación de las necesidades en el mundo que el fomento de las migraciones.
 
El cierre de las fronteras es otro extremo. Holanda no debería acoger refugiados o sólo en menor medida, pero debe ayudar a los perseguidos. Esto ocurrió también en el caso Kosovo. Ya no se puede aceptar a los refugiados económicos, sino sólo a individuos perseguidos y víctimas de guerra. El regreso debe ser siempre lo más importante, con un plazo de cinco años, por ejemplo. Se dejaría a los inmigrantes trabajar durante cinco años afín de que puedan ahorrar para el regreso a su país de origen.
 
En cuanto a los verdaderos motivos de la emigración, muchos gobiernos occidentales no tienen las respuestas. Sólo existe un modo para saber si alguien realmente está necesitado, es decir, evaluando la situación in situ y visitando las prisiones mediante representantes de la Cruz Roja, Amnesty International y funcionarios públicos. Se deberían tomar las decisiones para un derecho de asilo temporal en el lugar de origen y no en el de acogida. Cualquier forma de simulación sería imposible y los traficantes de personas más astutos tendrían que cerrar el negocio.
 
22.       Acogida regional
Con la acogida regional de refugiados se debería terminar con la migración de las personas por el mundo. El punto de partida en la acogida de las víctimas de guerra y perseguidos, siempre debe ser el retorno de las personas necesitadas a su país de origen, en cuanto la amenaza de guerra o la persecución política se levante. Devolver a las personas a una zona de guerra es impensable, pero si el regreso al propio país no es posible, se prefiere realizar el traslado a la región de origen, como fue el caso en la política del gabinete Drees en los años 50.
Es comprensible que alguien, que ha conocido las riquezas del mundo occidental, quiera compartir esas riquezas. En todo caso, la calidad de vida ofrecida en Holanda puede ser un motivo para que ya no quieran irse de Holanda, e incluso prefieran vivir en la ilegalidad. En el caso de la acogida regional este problema no es de gran importancia.
 
23.       Organizaciones
Hay personas como abogados y asistentes sociales que se ocupan diariamente de manera honrada de la cuestión de los refugiados, pero también existen personas que se enriquecen de un modo totalmente deshonrado del tráfico de personas. La buena fe y el idealismo del primer grupo son innegables.
Cabe indicar que la inmigración se ha convertido en un departamento de prestación de servicios, que implica miles de millones. Miles de personas tienen un puesto en el servicio de inmigración y en las organizaciones de asistencia social. Incluso la asistencia social a los refugiados y a los solicitantes de asilo en el período tras la admisión constituyen parte de este departamento. En caso de un descenso de la inmigración, esta rama de la economía sufriría un aumento en el desempleo de los asistentes sociales. Para los asistentes sociales como para cualquier empleado de una determinada rama de la industria, el propio empleo estará en juego indebidamente. Deberán reciclarse para un nuevo empleo.
En caso de una reducción o eliminación de la inmigración las subvenciones a las organizaciones sociales se podrán emplear directamente para la remigración y para ayudar a los implicados en su propio país. En Holanda también viven muchas personas que empezaron como refugiados y ahora están bien integradas. Incluso ellos opinan que se ha alcanzado el límite de lo permisible. Abogan por un cierre de la inmigración, igual que la Fundación.
la tierra sólo puede alimentar a tres mil millones de personas
Conclusión
Es totalmente incomprensible que muchas personas y organismos de la comunidad holandesa se muestren totalmente indiferentes ante los problemas de la sobrepoblación. Sobre todo los que mandan – la política, el mundo empresarial y las organizaciones religiosas - tienen intereses gigantescos en la perduración de la situación actual. Se trata de un presunto progreso económico: mayores rendimientos de inversiones, miedo al desempleo, temor a la pérdida del bienestar y la impagabilidad de las pensiones. Además, el hombre tiene miedo a perder su libertad individual, cuando, por ejemplo, surge el tema del número de hijos. Paulatinamente queda claro que esta libertad individual y los crecientes intereses económicos paralizan el razonamiento del hombre y magnifican el tabú de la sobrepoblación.
Si se critica este panfleto, bastaría considerar el propósito de reflexionar sobre el planteamiento: ‘La sobrepoblación demanda una política demográfica’.
Si se reconoce en este texto o si desea más información, puede solicitarla de forma gratuita en nuestra dirección. Puede apoyarnos convirtiéndose en patrocinador.
 
Edición revisada: abril de 2009

World population