Overpopulation Awareness is the website of Fundación El Club de los Diez Millones

Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Lunes, 08 Marzo 2010 12:24

El envejecimiento no es un problema

Un estudio a lo largo del año 1997

 
1. Introducción
El alto grado de consumo per capita de la población en los países más desarrollados del mundo tiene consecuencias globales muy considerables. Por lo tanto cabe destacar la necesidad de
reducir paulatinamente la población limitando el crecimiento por natalidad. Nos reconforta el descenso autónomo en la cifra de natalidad en diversos países de Europa Occidental. La reducción del número de nacimientos es tan elevada que en muchos países europeos bajará la población a largo plazo.
 
Existe una preocupación generalizada por el aumento del porcentaje de ancianos (el envejecimiento) en la sociedad. En el fondo dicha preocupación se reduce al temor por la falta de personas activas, es decir, personas con un puesto de trabajo, para garantizar un nivel de vida adecuado para toda la población (especialmente para los mayores). Esto implica que cada generación de mayores debería ir acompañada de una generación de nacimientos equivalente. Como consecuencia de esta política, una población demasiado grande nunca podrá ser reducida a un tamaño que corresponda a las posibilidades de producción de materias primas propias y a la capacidad del medio ambiente.
 
Sobre todo dicho temor al envejecimiento imposibilita las negociaciones en los Países Bajos sobre una política que conduce a una reducción del número de nacimientos. Queremos demostrar, basándonos en las cifras disponibles, que el envejecimiento tendrá unas consecuencias impactantes en los próximos 40 años. Al mismo tiempo queremos aclarar que no tenemos que preocuparnos por no poder afrontar ese reto.
 
2. La composición de la población en los Países Bajos en 1997
El fantasma de la impagabilidad de las consecuencias del envejecimiento se basa en la idea de que se necesitan una gran cantidad de personas activas para sostener a una cantidad limitada de inactivos. Los ancianos se consideran como parte de los inactivos.
 
En la tabla posterior mostramos que el producto nacional holandés en este momento sostiene a un gran número de inactivos sin grandes problemas. La mayoría de los inactivos son del grupo de edades hasta 65 años. El 31 de diciembre de 1997 los Países Bajos contaban con 15.654.000 habitantes, según los datos de la Oficina Central de Estadística (CBS), que se dividen entre los siguientes grupos de edades:
 
Edad
Cantidad
Porcentaje
00-19
3.809.000
24,3 %
20-64
9.735.000
62,2 %
65-xx
2.110.000
13,5 %
Total
15.654.000
100,0 %
 
En comparación con otros países de Europa Occidental la cantidad de ancianos en los Países Bajos era reducida en 1997. En los demás países de Europa Occidental el porcentaje de ancianos oscilaba entre el 15% y el 18%. El porcentaje de jóvenes estaba en un nivel medio europeo. En las discusiones sobre el envejecimiento se considera a menudo, e indebidamente, el porcentaje de mayores, como si fuera el indicador principal del número de inactivos. En la tabla a continuación se muestra cómo en la situación actual un pequeño grupo de activos se encarga de la manutención de un gran grupo de inactivos, gracias a su alta productividad laboral.
 
 
Número de personas
Correlación con respecto a la cantidad de puestos de trabajo
Cantidad de activos (20-64 años) 1)
6.224.000
100
Desempleados (prestación de desempleo)
374.000
6
Desempleados (ayuda económica)
420.000
7
Desempleados (prestación según la Ley de Incapacidad Laboral de larga duración)
860.000
14
Bolsa de trabajo c.a.
77.000
1
Jubilación anticipada y jubilación flexible
150.000
2
Subtotal
-   Indemnizaciones
-  Expedientes de regulación de empleo
-   Despido funcional por edad
150.000
2
Estudios (a partir de 20 años)
300.000
5
Sin empleo sin prestación:
-   buscando empleo (200.000)
-   sin buscar empleo (mujeres
-   casadas, viudas)
1.180.000
19
Subtotal 20-64 años
9.735.000
156
Ancianos (> 64 años)
2.110.000
34
Jóvenes (<20 años)
3.809.000
61
Total de la población
15.654.000
252
1)De los jóvenes de 15 a 19 años (inclusive) 176.000 tienen un empleo.
El total de empleados asciende por lo tanto a 6.400.000.
 
Estas cifras nos muestran que por cada 100 personas activas hay 152 inactivas, de las cuales sólo 34 pertenecen a la categoría de mayores. Los mayores constituyen una mera minoría entre los inactivos. Podemos concluir que un pequeño grupo de empleados pueden proveer sin problemas en el sustento de un grupo de inactivos. Este dato es muy importante a la hora de evaluar las consecuencias del envejecimiento. La correlación entre la cantidad de activos y la cantidad de inactivos es más significativa si consideramos que el período medio de trabajo en los Países Bajos es muy inferior al resto de los países europeos.
 
De los 6.400.000 empleados en los Países Bajos sólo el 58% (3.698.000) tiene un empleo a tiempo completo. En 1997 se adoptó en muchos sectores la semana de 36 horas como norma para un empleo a tiempo completo. Se trata de una elección voluntaria por parte del empleado; los sindicatos supervisan que no se ofrezca la posibilidad de trabajar más tiempo por un sueldo superior. De todas formas se debe considerar que una parte de los empleados elegiría un semana de trabajo más larga si se les dejara la opción. La semana laboral de 36 horas se puede considerar como una forma de desempleo oculto. Una semana laboral de 36 horas equivale a una media de 1620 a 1632 horas de trabajo al año. Se debe reducir este total con las ausencias por enfermedad (del 5% al 6%) y con el aumento en las ausencias por permiso de embarazo, parto y paternidad.
 
Además existe un segundo grupo de empleados con trabajos fijos a tiempo parcial. Considerando los trabajos a tiempo parcial de 12 horas a la semana, se trata de un total de 1.920.000 empleos. Estos trabajadores trabajan una media de 20 horas por semana. La opción de un empleo a tiempo parcial no siempre es voluntaria. A veces los empleados aceptan un empleo a tiempo parcial porque no hay otros puestos disponibles. Es otra forma de desempleo oculto. En ningún país de Europa el porcentaje de empleo a tiempo parcial es tan alto como en los Países Bajos.
 
El tercer grupo es el de los empleos flexibles, como los trabajos para una agencia de empleo temporal. Se trata de un grupo de 783.000 personas. Aquí tampoco se trata de una opción voluntaria; una gran parte de los trabajadores con un empleo temporal preferiría tener un puesto fijo.
 
Todo lo anterior demuestra que en los Países Bajos existe un desempleo oculto considerable. La cantidad de jubilados no tiene punto de comparación con los demás grupos de inactivos (involuntarios). Un crecimiento gradual de la cantidad de mayores no conducirá a la reducción de igual tamaño de la cantidad de personas activas, sino a la necesaria reducción de la cantidad de personas inactivas involuntarias. Para ello se debe mantener también el nivel de producción de las mercancías y servicios.
 
Las diferencias entre los grupos de edades en los Países Bajos
Al evaluar la participación por grupos de edades (véase anexo 2), hay dos grupos que destacan. En primer lugar, la baja participación de los grupos de edades de 15 a 19 años y de 20 a 24 años. Esto se debe a la prolongación de la formación y la gran afluencia a los estudios superiores. La cantidad de jóvenes que acude a una formación superior, aumentó del 20% en 1975 al 43% en 1997. Si se considera que la enseñanza superior en principio sirve para acceder a puestos superiores, se debe considerar este porcentaje como muy elevado. Es imposible que exista un puesto para todos los graduados, que se ajuste al nivel y al contenido de la formación obtenida. En un estudio reciente se demostró que el 38% de los empleados tiene un trabajo por debajo de su nivel de formación.
 
En parte por la mala situación de empleo en las últimas décadas, un gran número de jóvenes eligieron una formación a largo plazo, causando una gran afluencia para carreras superiores. Las empresas no suelen contratar a las personas con una formación superior por poseer un título de grado superior sino porque la posesión de un diploma superior se considera como una prueba de inteligencia y perseverancia. Esta tendencia provoca en muchos casos una represión de los titulados de formación profesional inferior y secundaria por parte de los titulados de formación profesional de grado superior. Si es así, se podría reconsiderar la eficacia del sistema educativo sin perjudicar la economía holandesa. El sistema educativo holandés no debe malgastar el tiempo de los estudiantes y prepararlos para su incorporación al mercado laboral. Las carreras deben ser más cortas y más compactas. Se debe limitar el acceso a la enseñanza superior a las personas con más talento (del 15% al 20%). En segundo lugar destaca la baja participación de los mayores. Por la mala situación del empleo en las últimas décadas, se produjo un gran éxodo de los mayores mediante acuerdos de desempleo, jubilaciones anticipadas y regulaciones basadas en la Ley del Seguro de Incapacidad Laboral de larga duración. Todavía se puede ver el efecto en la baja participación del grupo de edades entre los 50 y los 64 años. (Véase anexo 2).
 
3. La composición de la población futura de los Países Bajos
Para visualizar el grado de envejecimiento utilizamos el simulador de Poptrain, un programa del  Instituto holandés demográfico e interdisciplinario (NIDI) de La Haya. Este programa permite (basándose en la extensión real de la población en 1995) calcular las consecuencias del desarrollo de la población para todos los años hasta 2050, cumplimentando una serie de variables. Calculamos dos variantes mediante el programa.
 
Variante A:
Esta variante se basa en una cifra de natalidad de 1,70 hijos por mujer y una inmigración neta de 35.000 personas al año (la configuración estándar del NIDI). Corresponde a la variante media de la previsión de la Oficina Central de Estadística (CBS) para 1996. La cifra de natalidad implicaría que un 75% de las mujeres tendría hijos con una media de 2,27 hijos (por mujer con hijos). (0,75 x 2,27 equivale a 1,70). Con esta variante se alcanza la mayor población en 2032. Después irá disminuyendo gradualmente, como se refleja en la siguiente tabla.
 
2032:
17.110.000
2040:
16.989.000
2050:
16.654.000
 
Hay indicios de que estas previsiones son demasiado reducidas. Algunos investigadores parten de una cifra de natalidad de 1,80. Si se hace realidad, los Países Bajos tendrán una población de 17.284.000 en 2050, mientras la población tendría un tamaño de 19.277.000 en 2050 en caso de una sustitución completa (2,10 hijos por mujer).
 
Variante B:
Una cifra de natalidad de 1,30 en combinación con un saldo de migración de 0. La cifra de natalidad de 1,30 significaría que el 75% de las mujeres tendría hijos y que la media de hijos (por mujer con hijos) ascendería a 1,73 (0,75 x 1,73 equivale a 1,30). El mayor número de habitantes se alcanza en 2002. Después disminuye la población, como se refleja en la siguiente tabla.
 
2002:
15.660.000
2040:
13.201.000
2050:
11.694.000
 
Si hubiera un cambio en la cifra de fertilidad, el impacto del envejecimiento se notaría mayormente alrededor del año 2040. Después la generación joven disminuiría y al mismo tiempo la generación de mayores, eliminando la presión del envejecimiento. Por eso, basamos nuestras consideraciones en el efecto después del año 2040. Aunque el porcentaje de mayores en la variante B aumente fuertemente, no se llegará a ninguna catástrofe. Existen varios factores relevantes, como la demanda de mercancías y servicios y el desarrollo de la oferta y demanda de empleados.
 
El desarrollo de la demanda de mercancías y servicios en los Países Bajos
  • Frente al aumento de la cantidad de mayores hay una disminución de la cantidad de jóvenes dependientes. Esto influye en la estructura de los servicios colectivos. Los crecientes gastos de las jubilaciones y de los cuidados de ancianos se compensan con la disminución de los gastos con respecto a las ayudas familiares, educación de los hijos, asistencia médica de los hijos, educación, becas, etc. La ampliación de la infraestructura que requiere una gran cantidad de recursos, ya no será necesario en el futuro puesto que la población disminuirá.  
  • En el sector privado se producirá una saturación. No habrá necesidad de una ampliación del número de viviendas. Al contrario, se podrán abandonar las viviendas en mal estado sin necesidad de proveer una vivienda sustituta. El envejecimiento conducirá a una disminución de la demanda de mobiliario, tapicería, etc.
  • El desarrollo se reforzará nuevamente cuando la escasez de materias primas nos obligue a un estilo de vida más sobrio.
 
El desarrollo con respecto a la oferta y demanda de trabajo:
  • Como consecuencia de la automatización y la mejora de los métodos de trabajo se creará una nueva situación donde un número menor de empresas podrá encargarse de la misma producción.
  • El gobierno se podrá ocupar de una mayor incorporación de los jóvenes al mercado laboral. Las carreras se podrán abreviar y la afluencia a estudios superiores se podría limitar.
  • Habrá más oportunidades de trabajo para el grupo de edades entre 25 y 64 años, así como para las mujeres que se reincorporen y empleados despedidos por otras circunstancias. Como consecuencia se reducirán las cargas de prestaciones y se subirán los sueldos.
  • Hay posibilidades de convertir los puestos a tiempo parcial en puestos a tiempo completo.
  • Se pueden crear posibilidades para trabajar más tiempo. Muchos holandeses preferirían trabajar más de 36 horas por semana por una recompensa económica o incluso, prescindir de días libres.
  • La participación laboral del grupo entre 55 y 64 años aumentará. Un aumento gradual de la edad de jubilación es otra posibilidad.
  • Sin embargo, si se produce una escasez de empleados (que no ocurrirá según nuestros análisis), se podría contar con el gran grupo de personas de más de 65 años para continuar participando en el proceso laboral de propia voluntad.
 
Como consecuencia del crecimiento continuo de la productividad laboral y el aumento de la media de horas de trabajo por empleado, el sueldo bruto de cada empleado subirá. Los sueldos netos no disminuirán, aunque habrá una mayor cantidad de prestaciones sociales por el gran número de mayores.  A pesar de los numerosos factores poco seguros con respecto al mercado laboral del año 2040, intentamos calcular la cantidad de mano de obra disponible en ese año. Partimos de la variante B y de la permanencia de la edad de jubilación a los 65 años.
 
Se pueden ver las previsiones en el anexo 3. Parece que a pesar de una disminución de la población total con 2,5 millones, la cantidad de mano de obra disponible disminuye mínimamente: de 6.400.000 a 6.231.000. Cuando relacionamos la cantidad de mano de obra disponible con el tamaño de la población total, se observa un aumento considerable: la participación aumentó del 40,9% al 47,2%.
 
4. El empleado mayor
Se debe procurar que el empleado mayor pueda continuar en el proceso laboral todo el tiempo posible. En el futuro los siguientes factores desempeñarán un papel positivo:
  • La incorporación limitada de jóvenes propiamente, permitirá que los mayores puedan mantener su puesto o encontrar otro.
  • Se debe prestar más atención a las adecuadas condiciones de trabajo. Se debe prevenir que los empleados se desgasten antes por una carga laboral indebida.
  • Una mejora de herramientas y aparatos debe permitir que los trabajadores mayores puedan trabajar más tiempo.
  • Si el trabajo requiere un alto grado de carga física del trabajador, se puede organizar el horario para que los jóvenes y los mayores hagan turnos.
  • Para profesiones con una alta carga física del empleado, debería haber un despido funcional a una edad anticipada para poder continuar en otra profesión.
  • Se deben crear oportunidades para que se pueda trabajar como interino o a tiempo parcial después de la jubilación. El sistema de jubilación no debería impedir las ganancias adicionales.
 
5. La edad de jubilación
  • Al aceptar la Ley de Vejez en 1919 se estableció la edad de jubilación a los 65 años. Aunque la salud de personas de 65 años de 2010 es bastante mejor que la de personas de 65 años en 1919  por la mejora de las condiciones de vida, no se ha cambiado la edad de jubilación hasta el día de hoy. En la práctica hay pocos trabajadores que continúan trabajando hasta cumplir los 65 años, como se indica en el anexo 2.
 
  • En principio es imprescindible que haya una edad fijada para la jubilación. Previene el desempleo entre los que finalizan sus estudios e impide discusiones sobre la cuestión de si el trabajador es o no es demasiado mayor para realizar su trabajo adecuadamente. Además, permite establecer una base para los fondos de pensión y los planes de jubilación.
 
  • En este momento la edad de jubilación se establece alrededor de los 60 años para la mayoría de los trabajadores. No se trata de la jubilación verdadera (la Ley General de Vejez entra en vigor a los 65 años), sino de un acuerdo de jubilación anticipada, una prejubilación o un despido funcional por edad. Sólo una minoría de los trabajadores llega a los 60 años: una gran cantidad de personas se ha quedado en el paro, tiene incapacidad laboral o ha abandonado el proceso laboral por un expediente de regulación de empleo.
 
  • El gobierno pretende reducir rápidamente los acuerdos para las personas de 60 y 65 años, con la colaboración de los sindicatos (se limitaron los acuerdos de jubilación anticipada para poder pagar la puesta en funcionamiento de la semana de 36 horas).
 
  • En nuestra opinión la reducción rápida de estos acuerdos no es deseable e incluso perjudicial. Los acuerdos se pueden pagar sin problemas actualmente: el porcentaje de mayores es notablemente bajo en Europa. Las consecuencias negativas de una subida de la edad de jubilación son: parálisis de las organizaciones (los mayores que iban a abandonar el puesto, continúan trabajando), desempleo entre los que finalizan los estudios, la falta de oportunidades para la incorporación de personas en una situación de desempleo público y oculto.
 
  • La anulación causaría (posiblemente) un ahorro inmediato de cargas colectivas. Sin embargo, en los años posteriores, las cargas colectivas subirían como consecuencia del envejecimiento, sin ninguna compensación para ello. Al subir la edad de jubilación de forma gradual, la subida gradual de los gastos de la Ley general de vejez se compensaría con la reducción gradual de los gastos de los acuerdos de jubilación anticipada.
 
  • En nuestra opinión el gobierno debería establecer una subida gradual de la edad de jubilación. Se debería fijar la edad (en concordancia con la situación real en este momento) en 60 años para los grupos que nacieron en 1939 o antes. Después se debería subir la edad gradualmente con tres meses por año de nacimiento, para que en 2024 se establezca nuevamente la edad de jubilación normal en 65 años para el grupo de personas que nacieron en 1959.
 
  • Si por circunstancias extremas (que no están previstas en los análisis estadísticos) se produce una escasez en el mercado laboral, se puede considerar en todo momento la creación de oportunidades para que los mayores continúen trabajando por voluntad propia. Dada la situación de salud de los holandeses, es muy probable que una parte de los mayores esté dispuesto y sea capaz de hacerlo.
 
  • De este modo se puede crear espacio para una reducción de las generaciones jóvenes. La subida de la edad de jubilación está totalmente justificada. Los mayores de hoy en día tienen una condición física bastante mejor que antaño. Los cuidados médicos son mejores, mientras las condiciones de vida son menos duras. Muchas enfermedades que antes provocaban una invalidez permanente, se pueden curar actualmente mediante operaciones o medicamentos. Este desarrollo continuará en el próximo siglo.
 
6. El sistema de previsión de pensiones
El miedo ante los números bajos de natalidad surge del temor a las malas previsiones de pensiones. Una previsión fiable de pensiones es una condición absoluta para crear un apoyo para una población decreciente.
 
El sistema de pensiones actual consiste en parte en un sistema de reparto y por otra parte en un sistema basado en la capitalización. En un sistema de reparto los trabajadores ceden en un determinado año una parte de sus ingresos a los inactivos de ese año. La Ley General holandesa de Vejez funciona de esta manera; igual que los acuerdos de jubilación anticipada. En un sistema basado en la capitalización, los trabajadores construyen un capital durante su período activo mediante ingresos (por ejemplo, a través de un fondo de pensiones en la empresa), que se devolverá tras su jubilación mediante su pensión. No suele haber una reclamación individual a los asegurados de parte del capital para el fondo de pensiones. El asegurado sabe en las mejores condiciones, cuánto recibirá como pensión, pero no sabe cuánto dinero de su capital está metido en el fondo de pensiones.
 
Algunos abogan por una transición hacia el sistema de capitalización. Según ellos, se debería permitir a los activos de este momento ahorrar una parte superior de sus ingresos para evitar problemas en el futuro. En nuestra opinión, este sistema no está libre de peligros. Si los ahorros superan a la demanda de fondos para inversiones, puede causar un aumento del desempleo y de la deuda pública.
 
Aparte del riesgo macroeconómico anteriormente descrito, el sistema de capitalización tiene una segunda desventaja. Se trata de la sensibilidad del resultado final de la inversión por oscilaciones en los intereses y la inflación. Cuando la inflación aumenta o si los intereses y los resultados de la inversión se reducen, el fondo de pensiones no será capaz de cumplir con las expectativas de los empleados afiliados. Incluso una subida de la expectativa de vida para los mayores como consecuencia de los avances en las ciencias médicas, puede provocar problemas de pago en el sistema de pensiones basado en la capitalización.
 
Para evitar el temor ante el envejecimiento, es necesario disponer de un sistema que ofrece garantías a todos los empleados y mayores. Deberá cumplir con una serie de requisitos:
  • La actualización al índice de las pensiones debe estar vinculada a los ingresos de los activos. Se debe prevenir que los mayores se queden atrasados con respecto a los jóvenes. La solidaridad entre jóvenes y mayores no puede ser cuestionada por ningún político.
  • Debido a la diversidad en los modelos de carreras profesionales, las pensiones deberán estar vinculadas a los ingresos en la fase activa. De este modo se evitan rupturas de pensiones. Se debería poder visualizar unos progresos ficticios del fondo de pensiones, que reflejen los ingresos junto con la compensación de la inflación (y, si es posible, los abonos de los intereses). El tamaño de las pensiones debería ir vinculado al importe ahorrado. Los titulares de un plan de pensiones mantienen de este modo los derechos de las cantidades ingresadas.
  • El sistema de pensiones puede ser, igual que ahora, una mezcla entre el sistema de reparto y el sistema basado en la capitalización. Las circunstancias en el mercado de capitales nacional y europeo pueden determinar conjuntamente la proporción de ambos sistemas. Ni los jóvenes ni los mayores se benefician de un sistema de previsión de pensiones que conduce la economía a una crisis.
  • Las diferencias en las prestaciones de los diferentes fondos de pensiones no son oportunas. Podrían ser una consecuencia de las diferencias en la composición de edades. Una unión de los fondos de pensiones (fusión o utilización conjunta de los resultados) es necesaria.
  • Debido a los riesgos positivos y negativos, la garantía estatal del resultado de las inversiones de las instituciones es conveniente. Los beneficios netos de los fondos de pensiones podrían ser rebajados por el gobierno, mientras los resultados de inversiones deficientes podrían aumentarse con recursos generales. Es factible puesto que los malos resultados de inversiones como consecuencia de la inflación o unos intereses bajos siempre llevan a ventajas para el gobierno o para los deudores en el sector privado. Por lo tanto hay espacio para limitar las ventajas mediante unos impuestos específicos.
 
7. Conclusiones
Una reducción de la población es una absoluta necesidad, como indicamos en la introducción, si queremos alcanzar los siguientes propósitos:
  • Reducción de los daños al medio ambiente.
  • Una reducción de las molestias causadas por una superpoblación.
  • Conservación de las reservas naturales.
  • Una reducción del consumo de los recursos naturales en los Países Bajos y en los demás países.
  • Una reducción de la dependencia de la importación de otros países, convirtiéndonos en un país políticamente y económicamente vulnerable.
 
Una reducción gradual de la población no debe conducir necesariamente a problemas económicos, como temen algunos. Los que temen los posibles problemas, no consideran los siguientes dos desarrollos positivos:
 
  • En este momento una gran cantidad de personas está excluida del proceso laboral; se trata de un desempleo oculto. Una escasa afluencia de jóvenes al mercado laboral llevará a una disminución del desempleo oculto, reduciendo la cantidad de activos de forma limitada.
  • Por el desarrollo tecnológico y por la posibilidad de períodos de trabajo prolongados, la producción por trabajador aumentará en los próximos cuarenta años.
  • El envejecimiento no sólo causa un aumento de los gastos estatales (la Ley general de vejez, residencias para mayores, centros de cuidados, etc.), sino también a una reducción de los gastos estatales en otros sectores presupuestarios (ayudas familiares, educación, vivienda e infraestructura).
 
Podemos concluir que el envejecimiento en una población gradualmente decreciente no supone ningún problema.
 
Anexo 1.
Cálculo de previsiones a partir de 1995 (Poptrain 1997)
 
Escenario A
1998
Escenario A
2040
Escenario B
2040
Población (total)
15.659.376
16.988.761
13.201.122
Natalidad
190.780
165.444
78.401
Mortalidad
139.090
224.443
219.907
Inmigración
35.000
35.000
0
 
 
 
 
Porcentaje 00-19
24,33 %
21,58 %
15,25 %
Porcentaje 20-64
62,17 %
53,52 %
53,03 %
Porcentaje 65+
13,50 %
24,90 %
31,72 %
Porcentaje 65-69
3,96 %
6,02 %
7,57 %
Porcentaje 70+
9,54 %
18,88 %
24,15 %
 
 
 
 
Cantidad de 00-19
3.809.926
3.666.175
2.013.171
Cantidad de 20-64
9.735.434
9.092.385
7.000.555
Cantidad de 65+
2.114.016
4.230.201
4.187.396
Cantidad de 65-69
620.527
1.022.171
999.229
Cantidad de 70+
1.493.489
3.208.030
3.188.167
 
 
 
 
Presión ecológica
39,13 %
40,31 %
28,77 %
Presión de envejecimiento
21,72 %
46,53 %
59,83 %
Presión total
60,85 %
86,85 %
88,60 %
 
 
 
 
Gastos de la Ley Gen. de Vejez
€ 17,583 mln
€ 35,185 mln
€ 34,829 mln
 
 
 
 
Número de estudiantes
3.245.400
3.156.573
1.795.852
Número de pacientes en centros de cuidados
57.592
141.390
139.857
Número de habitantes en residencia asistida
130.859
341.608
338.443
 
 
 
 
Gastos por ayudas familiares
€ 2,886 mln
€ 2,777 mln
€ 1,525 mln
Gastos de educación
(estatal + municipal)
€ 19,145 mln
€ 18,621 mln
€ 10,594 mln
Gastos de centros de cuidados
€ 2,744 mln
€ 6,736 mln
€ 6,663 mln
Gastos de residencias asistidas
€ 2,672 mln
€ 6,976
€ 6,911 mln
Visitas al médico de familia, el especialista o el fisioterapeuta­
€ 59.1 mln
€ 69.93 mln
€ 58.27 mln
Gastos de consultas médicas
€ 2,836 mln
€ 3,357 mln
€ 2,784 mln
 
 
 
 
Necesidad de vivienda (extra)
74.702
4.928
- 47.414
Necesidad de vivienda (cont.)
15.298
60.000
60.000
Necesidad de vivienda (total)
92.300
64.928
12.586
 
 
 
 
Gastos de construcción de viviendas
€ 10,471 mln
€ 7,365 mln
€ 1,428 mln
Los gastos se indican en euros en vez de florines holandeses
 
Anexo 2.
Grado de participación de los diferentes grupos de edades en 1997
 
Grupos de edades
Total
Activo
Porcentaje
15-19
915.000
176.000
19
20-24
998.000
613.000
61
25-29
1.279.000
1.015.000
79
30-34
1.306.000
992.000
76
35-39
1.255.000
908.000
72
40-44
1.167.000
848.000
73
45-49
1.147.000
808.000
70
50-54
1.020.000
632.000
62
55-59
786.000
329.000
42
60-64
690.000
79.000
11
Total 15-49
10.563.000
6.400.000
60
Total 20-64
9.648.000
6.224.000
64
Fuente CBS
 
Anexo 3.
En esta tabla se muestra el aumento de mayores que se puede compensar
con el correspondiente descenso de otras formas de inactividad.
Edad
Situación
Cantidad
Porc.
Cantidad
Porc.
 
 
1997
1997
2040
2040
00-19
Sin empleo
3.633.000
23,2
1.813.000
13,7
00-19
Con empleo
176.000
1,1
200.000
1,5
20-64
Activo
6.224.000
39,8
6.031.000
45,7
20-64
Cobrando el paro
374.000
2,4
50.000
0,4
20-64
Ayuda
420.000
2,7
50.000
0,4
20-64
Incapacidad laboral
860.000
5,5
360.000
2,7
20-64
Bolsa de trabajo
77.000
0,5
0
0,0
20-64
Jubilación anticip. Jubilación flex.
150.000
1,0
0
0,0
20-64
Excedencia c.a.
150.000
1,0
40.000
0,3
20-64
Estudios (desde 20 años)
300.000
1,9
100.000
0,8
20-64
Sin prestación de paro, buscando trabajo
200.000
1,3
20.000
0,2
20-64
Inactivo y sin prestación de paro
980.000
6,3
350.000
2,7
65-99
Inactivo
2.110.000
13,5
4.187.000
31,7
Todos
Población Total
15.654.000
100,0
13.201.000
100,0
 
 
 
 
 
 
Todos
Población activa
6.400.000
40,9
6.231.000
47,2
 
Anexo 4.
Bibliografía
 
  • NIDI (Instituto holandés demográfico e interdisciplinario): Volumen de NIDI nº 35 cuestiones de la población del año 1994 (en especial los capítulos 5 a 14)
  • Volumen de NIDI nº 50 cuestiones de la población del año 1997 (en especial el capítulo 3)
  • Programa de NIDI, Poptrain 1997
  • Nota del club de los 10 millones de 1997
  • Oficina Central de Estadística, Anuario estadístico de 1996-1997-1998
  • Oficina Central de Estadística, diversos datos con respecto al mercado laboral y el empleo (recibido a petición)
  • Mayores para mayores, desarrollos demográficos y política demográfica (Comisión científica para la política del gobierno, 1993)
  • Exploración del futuro: el mercado laboral y la formación hasta 2007 Ministerio de Asuntos Sociales y Empleo (octubre de 1998)
 
Este informe se redactó en diciembre de 1998 por el grupo de trabajo sobre el envejecimiento de la Fundación del Club de los Diez Millones.

World population