Overpopulation Awareness is the website of Fundación El Club de los Diez Millones

Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Domingo, 25 Julio 2010 20:45

Denis diderot sobre holanda en 1773-1774

Marcel M. Portegies, historiador
 
‘Y la población no hacía más que seguir creciendo’
 
Denis Diderot (1713-1784) es uno de los principales filósofos franceses del siglo XVIII. En 1773 y 1774 hizo un viaje por Holanda. Esa provincia, según él, estaba densamente poblada y conocía una fuerte inmigración. Desde el viaje de Diderot, el número de personas por kilómetro cuadrado ha crecido en Holanda cuatro veces más rápidamente que en Francia.
 
Introducción
En torno a 1770 resultaba habitual que los intelectuales franceses realizaran un viaje por el extranjero. Holanda se había convertido gracias al escritor J.L.G. de Balzac (1594-1655) y el filósofo R. Descartes (1596-1650) en una segunda patria para los estudiosos franceses. En las librerías parisinas abundaban los libros sobre la Republica de los Países Bajos Unidos. Pero ello no era óbice para que hasta la Revolución de 1789 los viajeros escribieran una y otra vez relatos de viaje sobre Holanda.1
También Denis Diderot (1713-1784) reveló aspectos sobre lo que llamó: 'El Egipto de Europa'. A Diderot se le considera uno de los principales filósofos franceses del siglo XVIII. Del 15 de junio hasta el 20 de agosto de 1773 y del 5 de abril hasta el 15 de octubre de 1774 se aloja donde el embajador de Rusia en La Haya. Desde la Ciudad de la Corte hace varias excursiones a Scheveningen, Leiden, Haarlem, Amsterdam, Delft, Zaandam y Utrecht. Sin contar esta última ciudad, no sale por tanto de la provincia de Holanda.1
 
Inmigración
En su relato de viaje, el filósofo tiene en mente a Francia cuando opina sobre Holanda.1 En su patria vivían relativamente muchas menos personas. En 1789 en torno a 54 por kilómetro cuadrado. En 1795 vivían en una superficie de esa dimensión más o menos 144 personas.3
Según Diderot, estaba clarísimo de dónde venían todos esos holandeses. Escribió: ‘La república recluta a sus habitantes en las monarquías. Aparte de los extranjeros, que desde todas partes vienen atraídos por las libertades civiles y políticas así como por la libertad religiosa, la república atrae también a aquellos que vienen por curiosidad o que vienen con la esperanza de hacerse ricos. Entre ellos también un gran número de súbditos alemanes y suizos para servir en el ejército y en la armada constituyen las dos terceras partes de esos cuerpos y casi todos se han establecido aquí en el país a través de matrimonios’.1
 
El filósofo estaba bien informado. Uno de los rasgos más típicos de la sociedad holandesa del siglo XVIII es que, mientras muchos holandeses cualificados partían al extranjero, no disminuyó la gran inmigración procedente del noroeste de Alemania. Esto se debía a que los obreros holandeses disfrutaban de un nivel de vida considerablemente más alto que el de los países circundantes. Era el caso sobre todo de Holanda. Esto animó a los empresarios holandeses a traer a inmigrantes de Brabante del Norte, Overijssel, Güeldres y, sobre todo, de Alemania. Allí estaban acostumbrados a trabajos más pesados y sueldos más bajos.4
También en el ejército estatal había muchos extranjeros. Esto se debía a que el ejército estaba formado por mercenarios, de nuevo principalmente procedentes de Alemania, pero también de Dinamarca, Suecia y Suiza. Después de 1688, a veces se reclutaban unidades extranjeras enteras.5
 
Urbanizado
Debido al alto nivel de vida hubo, por tanto, muchos extranjeros que se establecieron en Holanda. Diderot escribió acerca de ello que 'apenas existe otro país en el mundo con más prosperidad y que esté más densamente poblado en comparación con su superficie y ello gracias a la industria, la actividad, la economía, el trabajo constante y el ánimo de lucro. Aquí se tiene desde hace mucho tiempo la convicción de que la provincia de Holanda, por muy pequeña que sea, ella sola ya cuenta con más de 2.500.000 habitantes (…). Grandes ciudades, villas y pueblos se suceden ininterrumpidamente y la población no hace más que seguir creciendo.’1
Pero aquí el filósofo se confunde. En 1650 Holanda contaba todavía con 903.000 habitantes, cifra que descendió hasta los 794.146, según el censo de 1795.3 Pero ello no quita que él pensara que Holanda se había urbanizado. Según Diderot: ‘Que cada cual juzgue por sí mismo el número de grandes y pequeñas ciudades holandesas y la proximidad entre ellas. Hay 48 ciudades desde donde en un día se puede alcanzar cómodamente Utrecht y hay 33 a las que se puede viajar desde Utrecht en un día y volver sin demasiada fatiga.’1
Suerte que el sabio francés ya no pueda viajar ahora por Holanda. Ya se imaginarán lo que habría escrito hoy al respecto. Porque en 2001 nada menos que 465 personas habitaban en Holanda por kilómetro cuadrado. En Francia, en ese mismo año, vivían 108 personas sobre el mismo trozo de terreno.6 Es decir, desde finales del siglo XVIII, Holanda ha conocido un incremento de la densidad de población cuatro veces superior al de Francia. Actualmente, los franceses ya no disponen de más de dos veces y medio más espacio, sino de diez veces más que los holandeses.
 
Notas
 
  1. Diderot, D., Sobre Holanda. Un viaje periodístico 1773-1774, Amsterdam y Amberes 1994, p. 9, 14, 23, 27, 29, 30, 110-126.
  2. Ardagh, J., Atlas de Francia, Amsterdam 1992, p. 58, 63.
  3. Hofstee, E.W., Evolución demográfica de los Países Bajos Septentrionales en torno a 1800-1975, en: Historia General de los Países Bajos, tomo 10, Haarlem 1981, p. 64, 65. Kossmann, E.H., Los Países Bajos 1780-1980. Dos siglos de Países Bajos y Bélgica, Tomo 1, Amsterdam y Bruselas 1986, p. 23.
  4. Israel, J.I., La República 1477-1806, Tomo II, Franeker 1996, p. 1146.
  5. Stalknecht, H., El ejército, Zwolle 2000 (20 Siglos Países Bajos y los neerlandeses, no. 36), p. 857.
  6. Anónimo, ‘Encoger ahora para más tarde. Un asunto para nuestros hijos y nietos’, sin lugar 2002 (folleto Fundación El Club de Diez Millones), p. 8.
    Anónimo, Anuario Estadístico 2002 (Oficina Central para la Estadística), Voorburg y Heerlen 2002, p. 43, 44.

World population